Sobre La Avería

 
“La avería” nos propone, además de muchos otros temas, un inquietante debate entre los conceptos de Ley y Justicia.¿Es legítimo que, en esta sociedad en que vivimos, luchemos denodadamente por conseguir nuestros objetivos, ascendiendo sobre aquellas personas que obstaculicen nuestro camino, abriéndonos paso a codazos si ello es necesario? Sí, eso no va contra la ley. Pero, ¿es justo?.¿Es legítimo que, llegados a cierta edad, se nos excluya de puestos de responsabilidad, se nos aparte de nuestros trabajos, se nos niegue la integración social? Sí, la Ley no castiga estas acciones. Pero, ¿es justo?.La Ley, como instrumento objetivo que pretende unificar comportamientos y herramienta para neutralizar a quienes se salen de las normas establecidas. La Justicia como análisis subjetivo del mundo, una postura filosófica ante los comportamientos humanos, vistos como siempre como hechos únicos e irrepetibles. Dos maneras de concebir el mundo.“La avería” analiza nuestra sociedad y nos muestra un lugar donde prima el logro de un cierto status, donde lo que importa es a qué grupo perteneces, un mundo que exige ganadores y arrincona a los perdedores, donde se palpa una pérdida paulatina de valores como la solidaridad, el respeto por el otro, el crecimiento espiritual, la generosidad; donde se premia la ambición, la falta de escrúpulos, la competitividad…

“La avería” nos habla del deseo de vivir por parte de quienes, llegados a cierta edad, ya están prácticamente desahuciados socialmente; de la dificultad del hombre actual para analizar su propia vida desde un punto de vista humanista, del deseo de ser alguien, de tener identidad en un mundo que se empeña en generalizar, en igualarnos a todos.

Es un viaje ácido, crítico, irónico y, por momentos trágico, hacia las profundidades del hombre y de la sociedad que nos ha tocado vivir.

Blanca Portillo